Saboreando cada gota de leche que le saqué